domingo, 31 de enero de 2021



Resulta difícil "poetizar" el drama de la emigración, pero cuando se consigue emociona.

11 comentarios:

  1. No la conocía. Vaya canción, vaya video, y menuda mujer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Esta señora, por otra parte, está medio "occidentalizada": además de música es actriz, y vive en París. Esa doble condición y la mezcla de culturas da como resultado un batiburrillo un tanto desclasado pero muy interesante.

      Eliminar
  2. A mí también me ha gustado. Prácticamente el peso está en una guitarra, la voz y la percusión, y ya está. Al hilo de lo que comentabais en el anterior post, en el ritmo los africanos son imbatibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto la canción como los arreglos son perfectos. Y por el mismo precio te adjunto la versión alternativa, en estudio, donde verás a doña Fatoumata, que generalmente ataca la guitarra acústica, con... ¡una Gibson SG!

      https://youtu.be/2sBqMBEehIs

      Y también la he visto empuñando una Gretsch, que conste.

      Eliminar
    2. Qué bien suena esa guitarra... La canción es buena, sí.

      Eliminar
  3. Muy bonita la canción, la voz y las imágenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. África es una caja de sorpresas, estimada Ängeles: desde los beduínos de antes hasta las mixturas africanas/occidentales (y esta lo es, hasta cierto punto), todo es posible.

      Eliminar
  4. Es excelente, música e imágenes. Acabo de leer que la cantante nacida en Costa de Marfil es de origen maliano, al final siempre nos encontramos con ese país cuando se trata de algo relacionado con la mejor música africana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conque Malí, ¿eh? Parece haberme leído el pensamiento, herr doktor, porque allí vamos ahora.

      Eliminar
  5. Suena de lujo. Es cierto, los arreglos son muy buenos. Sin tantas alharacas, como otros. Seguimos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la ventaja de trabajar con fans occidentales, estimado Bab: hay un rupillo de músicos y técnicos que la adoran.

      Eliminar