martes, 30 de enero de 2018

Tiempos de crisis (XIX)




Hoy, en nuestra bonita sección titulada "Gente extraña en bosques, jardines y campiñas", les presentamos a don Pedro Gabriel. Tengo que reconocer que detesto los repollos, pero este señor les ha buscado una utilidad artística de lo más encomiable. O no. 



10 comentarios:

  1. Te voy a confesar un secreto: rara vez veo los vídeos de las canciones que me gustan, porque considero que el vídeo desvirtúa en muchas ocasiones la esencia de la canción. Éste no es el caso, don Pedro Gabriel ha conseguido una fusión muy lograda entre "fondo" y "forma". Porque ese ritmo potente que va "in crescendo" realmente huele a bosque... y el tema es, sencillamente, una JOYA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo más bien diría que la canción puede ir por un lado y el vídeo por otro. En un principio se pensó en la imagen como simple apoyo a la canción, y los Beatles dan ejemplo grabando imágenes para “Paperback writer”. La idea es: Hemos decidido no actuar más y tampoco tenemos ganas de ir a Estados Unidos solo para promocionar nuestro nuevo disco, así que les mandamos unas imágenes animadas y listo.

      Ese criterio se mantuvo hasta la irrupción de la Nueva Ola, a finales de los 70: la imagen comienza a cobrar protagonismo, y metidos ya en los 80 será tan importante una cosa como la otra. Y efectivamente llega un momento en el que ya nos perdemos (Michael Jackson, cuánto daño has hecho). Pero es igual: cuando una canción es buena, su protagonismo es imbatible y la imagen solo puede resaltarla. Hala.

      Eliminar
  2. A tal canción tal vídeo. Fue un momento irrepetible y es una pena que el bueno de Peter no siguiera en aquella línea tan fastuosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El bueno de Peter yo creo que tiene unos cuantos discos brillantes, herr doktor. Se “metalizó” un poco, por decirlo así, pero aguantó muy bien hasta los 90 e incluso más allá. Hasta cierto punto, es un Bowie de los 70/80. O algo así.

      Eliminar
  3. Otra de las músicas de mi vida. El señor Gabriel inicia una de esas canciones frágiles, bucólicas, evocadoras, que, con pequeños y sucesivos añadidos, llega a convertirse en algo majestuoso; un himno, tal vez. La letra y el vídeo no me molestan.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “La letra y el vídeo no me molestan”. Gracias por ser tan magnánimo, don Luis. Pero hasta cierto punto suscribimos la idea de doña Sara: lo que cuenta es lo otro.

      Eliminar
  4. Trolling Like Crazy1 de febrero de 2018, 17:25

    Un poco… sinfónico, no sé. Por otra parte me recuerda a Cat Stevens (antes de que se hiciera moro).

    Aquí debió ser cuando se inventó el ritmo pumba-pumba, que ha sobrevivido hasta nuestros días. Y esa viciada costumbre, que tánto le gustaba a Peter Gabriel, de grabar la voz en double tracking, para darle más… ¿profundidad?

    Candidata perfecta a Eurovisión.

    Troll by birth, Southern by the Grace of God.

    ResponderEliminar
  5. Hombre, mister Troll, cuánto tiempo.

    No, Gabriel no es sinfónico. Lo era Genesis, su grupo anterior, pero él anda por otros mundos: la fusión, para resumir. O si quiere un término-chuminada, la “world music”, que a los hipsters y modernos en general les encanta. No veo similitudes con el Gato.

    En cuanto al double tracking, ya lo hacían los Beatles y no nos quejábamos: cualquier truco es bueno para aumentar la emoción, y más con un buen estéreo; y más si uno es, como el que suscribe, un poppie irredento al que gusta que le engañen. La cruda verdad es para los rockeros machotes y los folkies que han de salvar el mundo; a nosotros, con una lágrima de emoción nos basta.

    Saludos de un Northern.

    ResponderEliminar
  6. Tengo que reconocer que este vídeo y esta canción me gustan bastante. Hago una excepción; ya sabes que ni Gabriel ni Génesis son plato de mi gusto. Qué le vamos a hacer. Alguna vez he comentado que regalé el vinilo doble del cordero; con eso lo digo todo.

    Saludossssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, ya recuerdo el triste episodio del doble del cordero. Custión de gustos, de acuerdo; pero insisto en que Genesis eran una cosa y Gabriel es otra. A Gabriel deberías darle una oportunidad.

      Más saludos...

      Eliminar