sábado, 9 de septiembre de 2017



Ya se va animando la cosa. El otoño es encantador, si uno sabe encararlo con dinamismo....

8 comentarios:

  1. Bueno, bueno, ya entramos en harina... La imagen de los coches estrellándose me pone a cien, por muy capitalista y decadente que pueda ser... Y la canción es como la bomba atómica.

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... Harina de otro costal, para ser más exactos. La imagen de los coches resulta muy punky, por resumir. Y en conjunto, la canción es "de las de antes", como dirían las viejas. O yo mismo, sin ir más lejos.

      Eliminar
  2. La marchita siempre viene bine. No los conozco, imagino que será uno de esos grupos revival que tanto nos gustan por retraernos a un pasado que a lo mejor nunca existió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy en día hay un montón de grupos revival, cada uno atacando un estilo determinado. Y me parece lo mejor que podía pasar: una vez que el grunge y todo ese tipo de engaños han caído, es urgente volver a las raíces. La música popular juvenil está en manos de las mujeres y los revivalistas... que por lo general son una misma cosa.

      Eliminar
  3. Qué energía y qué brío, ideales para entrar en el otoño con ímpetu.
    Y a ver si aprendo de una vez ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni Cola-Cao ni nada, estimada Ángeles: marchita ratonera, esa es la clave de la superación humana.

      Eliminar
  4. Se ve que hay energía renovada y que no te han fundido los plomos el verano. Buen grupo los Dustaphonics, buen guitarrista el tal Yvan Serrano y una metralleta esa bataría.

    Saludosssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El verano es mal enemigo para los seres pálidos, apreciado Bab. Pero con los años vamos aprendiendo a sobrellevarlo, y la llegada del otoño es para nosotros una verdadera celebración de la supervivencia. En cuanto a los Dustaphonics, seguro que a alguien como tú tiene que encantarle su estilo: es una vuelta a lo más glorioso de los años 60.

      Eliminar