domingo, 2 de julio de 2017

Mundo viejuno (XLII)




¿No estaban ustedes echándola ya de menos en este viaje al pasado?


10 comentarios:

  1. Qué energía y qué pasión! Otro ejemplo de esas cosas que ya no se ven, me parece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un verdadero fuego telúrico, como suele decirse. Y es cierto que estas cosas ya no se ven, pero tampoco te creas que antes había muchas luminarias de este calibre: Janis era un bien muy escaso.

      Eliminar
  2. ¡Qué fiera!... Por algo fue, es y será Janis Joplin.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fiera, sí. Otro modo de definirla. Una leona, por ejemplo. Lástima que no viviese más tiempo en su jungla.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Bueno, lo del miedo también valdría para definir su impacto; avasallaba, si es eso lo que quieres decir. Janis era mucha Janis...

      Eliminar
  4. Nunca los gritos fueron tan conmovedores y capaces de seguir resonándote en los oídos década, tras década.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gritos o los gemidos, los suspiros o los fraseos en voz serena: Janis dominaba todo tipo de matices, y eso solo lo consiguen los muy grandes. Por desgracia, esa misma grandeza llevaba dentro el germen de la autodestrucción.

      Eliminar
  5. Puro sentimiento. Con intensidad pero con muchos matices. Maravillosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era su arma definitiva, la intensidad, la pasión que ponía en la voz, ese desgarro que era el de su propia vida. Una cantante de blues como sus amadas Bessie Smith o Billie Holiday, tan desgraciadas como ella...

      Eliminar