miércoles, 7 de junio de 2017

Mundo viejuno (XXXV)



Se puede decir que esta canción legendaria es un duduá, pero en realidad estamos ante otra de las muchas caras que puede mostrar el folk. El folk es el origen de lo que somos y seremos.... 




8 comentarios:

  1. ¡¡¡Genial!!! La conozco, pero nunca hubiera afirmado que esta canción es folk si tú no me lo dices:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pieza de un autor sudafricano que se publicó en los años 30 (cantada en zulú), y está clara la influencia del canto africano aunque esta es una versión ya muy occidentalizada. La primera versión blanca es de los Weavers, a principios de los 50 (bajo el título de Wimoweh), pero tanto entonces como luego hay que reconocerle el mérito de mantener su espiritu original.

      Eliminar
  2. Parece una tontería infantil, pero es un temazo, que le llaman técnicamente.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Talmente, mister Congrio. Y desde pequeñitos nos ha estado acompañando, además...

      Eliminar
  3. A mí me parece una preciosa nana africana.
    Es lo que me sugieren la letra y la "atmósfera" de la canción; así que, supongo, más folk imposible.
    También supongo que elogio de las voces es innecesario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el espíritu de la canción, estimada Ángeles, que como decía antes no se pierde del todo con las versiones sucesivas. Y las voces... una delicia, en efecto. Es el arma infalible de las buenas piezas folkies, sean de donde sean.

      Eliminar
  4. Indudablemente está muy bien pero no deja de ser una apropiación del patrimonio musical africano por un grupo de buenos chicos blanquitos previamente reconstruida por el gran cazador de tesoros Alan Lomax y servido en bandeja a Pete Seeger.
    He buscado la versión original: https://www.youtube.com/watch?v=mrrQT4WkbNE

    ResponderEliminar
  5. El mundo está lleno de "apropiamientos", herr doktor, qué le vamos a hacer. Pero no creo que a su autor original se le haya hecho ningún daño con ello. Y gracias a esa pareja atómica de la que usted habla hemos podido disfrutarla los occidentales, así que...

    ResponderEliminar