domingo, 14 de mayo de 2017

Mundo viejuno (XXVIII)


 
Ah, la dulce Francia... Tal vez demasiado dulce para mi gusto, aunque esas dos paletillas de pequeño ratón blanco que luce Sylvie me arrebatan.


12 comentarios:

  1. ...Y es que Sylvie llena la pantalla... ¡¡¡Y casi sin tacones!!! ¡¡¡Es todo glamour!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, algo de tacones sí que lleva, pero da igual: en efecto, esta chica llenaba la pantalla con su engañosa liviandad. Ay, qué tiempos...

      Eliminar
  2. Trolling Like Crazy16 de mayo de 2017, 20:40

    En realidad nacida en Bulgaria, de origen armenio y húngaro (Silvi Giorgi Vartanian).

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, y Charles Aznavour (“El embajador de la canción francesa”, nada menos) también es de origen armenio; y Cat Stevens es de origen griego, y la lista es infinita. Pero ya sabe usted que “el buey es de donde pace, no de donde nace”, y esta señorita es tan francesa como la que más. Solo con echarle un vistazo la cosa está clara.

      Eliminar
  3. Yo soy partidario de la moza, como de todo lo francés, aunque sea de adopción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que el ramillete de las chicas yeyés era una delicia, mister Chafardero. Por donde pasaban, quedaba vivo su encanto.

      Eliminar
  4. Me gusta el pop francés de primeros de los 60 en sus diversas reencarnaciones femeninas: la heroica Françoise Hardy, Sylvie Vartan of course, la eurovisiva musa de Gainsbourgh France Gall o la trágica Dalida. Es un pop ligero, refrescante pero la mismo tiempo de una intensidad poco común, ya que todas esas canciones han quedado en nuestra memoria para siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenían unos compositores muy buenos, e incluso en las versiones como esta se notaba la categoría. Yo tengo que reconocer que la fonética del idioma francés me carga un poco, pero en fin: con esa prestancia se defiende bien.

      Eliminar
  5. Es preciso recordar que en España, en esos años, nos machacaban con musiquillas extranjerizantes venidas de Francia e Italia, mayormente. En inglés entraban muy pocas cosas en proporción. Y sí, las cantantes citadas más arriba fueron mis primeros amores infantiles, destacando entre todas ellas Françoise Hardy y la Soeur Sourire (de trágica vida); difícil elección, a fe mía.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, había de todo. Recuerde usted que ya casi desde el principio los Beatles fueron de lo más popular en las radios. Por cierto... ¿qué hace usted levantado a las 7:44? ¿O es que no se había acostado aún?

      Menudos horarios....

      Eliminar
  6. A mi me gusta el pop francés de los 60 (y a mis seis hermanas, también. Ellas fueron las que me iniciaron en el asunto mientras yo estaba con el "I saw her standing there", que no es moco de pavo).

    Por mi casa aparecían E.Ps de Françoise Hardy y Sylvie Vartan con frecuencia. ¿Y Jacques Dutronc? Et moi, et moi, et moi.

    Que siga la cosa.

    Saludosssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las chicas ye-ye fueron una revoluciòn a escala europea; incluso aquí se intentó lanzar a algunas para contrarrestar aquella avalancha, aunque con resultados discutibles.

      El señor Dutronc es otro nivel: es el gran artista pop francés, para mi gusto. Sus tres o cuatro primeros discos grandes son realmente buenos.

      Sigamos, pues....

      Eliminar