domingo, 23 de abril de 2017

Mundo viejuno (XXIV)



Éranse una vez dos canguros musicales llamados Harry y George, que por lo general componían las canciones para su banda de canguros: los Easybeats, se llamaban. Y un día compusieron "Bring a little loving", que incluyeron en el sexto Lp de aquella banda; era una canción bonita, pero sin más gancho que otras muchas que ya habían compuesto. Y así habría pasado a la Historia, como una Cenicienta más, de no ser porque... 

Un día nuestros amigos canguros se encuentran con un príncipe musical franco-suizo llamado Alain Milhaud, que está buscando cancioncillas para un grupo que apadrina en un lejano país llamado España. El grupo se llama "Los Bravos" y no tiene compositores propios, por lo que el príncipe Alain ha de salir a los caminos buscando esa preciada mercancía para ellos. Los canguros le enseñan la canción y al príncipe le parece interesante: se la compra y la trae a España. Allí, con la ayuda de su taller de enanitos musicales, la recrea y se la entrega lozana, reluciente, a sus protegidos, que con gran algarabía se pusieron a cantarla de inmediato, y fueron muy felices y comieron perdices. 

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. 





8 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho el cuento que nos cuentas, y veo que los chicos se han puesto ropaje juglaresco para ir a tono ;)
    La canción es muy chula, y la curiosidad me ha hecho ir a buscar la versión de los canguros. Ésta de los Bravos me parece más enérgica y más graciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo curioso de ese "ropaje juglaresco" es que en teoría debería ser "chinesco". Me explico:

      Eso que parece un vídeo es en realidad un fragmento de la película "Dame un poco de amooor", la segunda que rodaron los Bravos. Por lo general en este tipo de películas no importaba mucho el guión porque se hacían a mayor gloria del grupo y sus canciones, pero guión había: los Bravos se enfrentan a un grupo de chinos malotes y se supone que van vestidos así para hacer juego con el entorno. La película es una chorradita naif como lo es la primera, pero tal vez te haga gracia verla.

      Y sí, su versión le da mil vueltas a la original. Esta es una buena demostración del valor que tienen los arreglistas, ese gremio tan olvidado por el "gran público" (como suele decirse).

      Eliminar
  2. Gloriosos guateques aquellos.

    Saludossssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que lo digas, estimado Bab. Seguro que ahora no se divierten tanto. O sí, no sé...

      Eliminar
  3. ¡¡¡Estoy flipando!!! A esta canción solo le falta un vídeo de Valerio Lazarov.

    El carismático Mike Kennedy no sé si está ridículo o surrealista con ese aspecto, pero la verdad es que interpreta a las mil maravillas el tema.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que algunos echan de menos a don Valerio. Es la segunda vez que alguien lo cita aquí. A ver si encuentro por ahí alguna grabación de TVE con su legendario "Ballet Zoom"...

      Mike parece andar a medias entre esos dos términos que usas; y sí, con ese vozarrón resultaba imbatible.

      Saludos mil.

      Eliminar
  4. Es una canción maravillosa y culpa de ello lo tiene ese increible riff de bajo que te remueve las tripas.
    De Easybeats recuerdo un "Friday on my mind", muy beat como es de rigor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le digo a doña Ángeles, esta es una magnífica demostración de que una canción puede transformarse en otra con un buen arreglo; de hecho, ese bajo, esa voz y ese ritmo marcado convierten una pieza beat (en decadencia ya por el 66) en una reluciente pieza pop (una de las más brillantes en la historia del mercado español).

      Eliminar