domingo, 23 de abril de 2017

Mundo viejuno (XXIV)



Éranse una vez dos canguros musicales llamados Harry y George, que por lo general componían las canciones para su banda de canguros: los Easybeats, se llamaban. Y un día compusieron "Bring a little loving", que incluyeron en el sexto Lp de aquella banda; era una canción bonita, pero sin más gancho que otras muchas que ya habían compuesto. Y así habría pasado a la Historia, como una Cenicienta más, de no ser porque... 

Un día nuestros amigos canguros se encuentran con un príncipe musical franco-suizo llamado Alain Milhaud, que está buscando cancioncillas para un grupo que apadrina en un lejano país llamado España. El grupo se llama "Los Bravos" y no tiene compositores propios, por lo que el príncipe Alain ha de salir a los caminos buscando esa preciada mercancía para ellos. Los canguros le enseñan la canción y al príncipe le parece interesante: se la compra y la trae a España. Allí, con la ayuda de su taller de enanitos musicales, la recrea y se la entrega lozana, reluciente, a sus protegidos, que con gran algarabía se pusieron a cantarla de inmediato, y fueron muy felices y comieron perdices. 

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. 





jueves, 20 de abril de 2017

Mundo viejuno (XXIII)



Los canguros son unos marsupiales saltarines propios de Australia. Aquí les dejo una muestra de sus simpáticas cabriolas, pero no se fíen: parece ser que sus puñetazos (o sus patadas, o ambas cosas, no lo tengo claro) son temibles. 


lunes, 17 de abril de 2017

Mundo viejuno (XXII)



Los Kinks, de vuelta a casa tras las vacaciones de Semana Santa. Ya los echaba de menos: sin ellos, la vida se hace un poco más oscura. 


miércoles, 12 de abril de 2017

Sigamos piando...



España, país mariano. Aquí les traigo a unos muchachos que expresan en esta canción el ansia que, como buenos españoles, sienten por llegar a la santidad. Muy propio de estos días, también. 



domingo, 9 de abril de 2017

Más músicas pías



Una buena opción para vivir la Semana Santa con propiedad: el turismo sacro; de humildes ermitas o imponentes catedrales, da igual. Vean si no a estas tres muchachas admirando la belleza que aún hoy engalana a la decrépita Tintern Abbey, ajada maravilla del gótico galés. Aunque... esos uniformes... parecen de La Competencia, ¿no? 



jueves, 6 de abril de 2017