martes, 4 de octubre de 2016

Dibujos animados (II)

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Bueno, ya sabes que los recuerdos pueden ser buenos o malos, según. Pero en fin, espero que hayan sido buenos.

      Eliminar
  2. The songs are beautiful, but I miss your texts.

    ResponderEliminar
  3. Thanks a lot for the feeling, miss. But I am pretty busy these days, and I have chosen just talking about music I like: it is easier -and more refreshing- to me. Maybe next year, in a more peaceful state of mind, I will be able to walk again with Mr. Walker. Anyway, thank you: have a drink at my bar whenever you want.

    ResponderEliminar
  4. No debió publicarse mi comentario anterior en esta entrada y ya no me acuerdo de lo que puse. Creo que era algo así que no me siento tan poppy poppy como tú pero que la cosa tiene su gracia, que el grupillo es gracioso y sugerente. Me mola esa bajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el asunto de ser más o menos poppy tampoco tiene mucha importancia: se trata de que nos gusten las canciones, y lo de menos es su estilo. Estos muchachos, de todos modos, no tienen muchas canciones a la altura de esta; por lo general son un poco grisáceos. Pero de vez en cuando se detectan joyas escondidas entre la bisutería, y este es uno de esos casos.

      Eliminar
  5. Muy buenos The Raveonettes. Yo si soy de los tuyos y además, esta canción tiene gancho.

    Saludosssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la solidaridad, estimado Bab. Ya veo que te has empleado a fondo: un comentario en cada clip, eso es afición.

      Eliminar
  6. Hoy toca. Es de esos días que uno tiene el tiempo suficiente y el ordenador en casa para poder escuchar la música que llevo tiempo queriendo disfrutar. Estos The Raveonettes me los apunto en su lista de Spotify. ¡Molan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un grupo muy resultón, y además con el aliciente de no ser británicos; de hecho, hoy en día hay unos cuantos grupos de cualquier sitio que no tienen nada que envidiarles a los isleños. Y me alegro.

      Eliminar